Seguridad Informática

Fog computing o computación en la niebla: no temas a la tecnología

Fog Computing o Computación en la Niebla es mucho más que el nuevo término de moda.

No tiene nada que ver con amaneceres brumosos o alguna película de terror. Sí tiene que todo que ver con la viabilidad actual y futura de la Internet de las Cosas (IoT). Imagina que viajas en un vehículo autónomo a 120 km/h y de pronto surge un obstáculo en tu camino. El auto debe tomar una decisión en una fracción de segundo. Frenar, seguir adelante o esquivar.

Hace unos meses apareció un video en que un Tesla autónomo predice una colisión dos segundos antes de que ocurriera. La acción tuvo lugar antes que su conductora pudiera reaccionar.

Esto requiere cientos de sensores dentro del vehículo que comparten datos todo el tiempo, es una enorme cantidad de información. Y estamos hablando sólo de un auto. Imagina todo lo que tiene que suceder y el volumen de data requerido para una flota de vehículos autónomos.

El tiempo de respuesta y la conectividad críticos para la interacción entre dispositivos o máquinas. Esto se conoce como Machine to Machine (M2M).

Y como vemos en el video, un milisegundo de diferencia puede ser fatal. 

Aunque el crecimiento de la IoT es explosivo e impresionante, muchas aplicaciones están limitadas por la infraestructura. Temas como latencia, ancho de banda y uptime exceden al ámbito de la computación en la nube.

Por un lado los nodos IoT están más cerca de los dispositivos que generan la data. Pero no cuentan con la capacidad de computación y almacenamiento necesaria para M2M.

Por el otro los servidores en la nube sí tienen esta capacidad. Pero están demasiado lejos para procesar esta data y responder oportunamente.

No Temas a la Niebla

La alternativa es procesar la data más cerca de su punto de origen: los dispositivos. La niebla existe en el punto donde la capacidad de la nube se encuentra con la generación de data.

Esta arquitectura tiene la gran ventaja de reducir la latencia. La transferencia de datos tarda menos en comenzar y la instrucción es ejecutada con más rapidez.

cisco_fog_computing.png
                 Fuente: Cisco

La creciente adopción y el mayor gasto en ciudades inteligentes están empujando el desarrollo de soluciones en la niebla.

  • Smart cities: Semáforos inteligentes que cambian según niveles de tráfico
  • Transporte público: Trenes que notifican anomalías para efectos de mantención
  • Redes inteligentes: Máquinas que cambian su fuente de energía a solar o eólica basadas en disponibilidad y costo
  • Agricultura: Aparatos que regulan la irrigación de cultivos analizando data ambiental
  • Construcción: Sensores que encienden las luces de una habitación cuando alguien entra

Gartner pronostica que la IoT abarcará 26 mil millones de unidades conectadas en 2020. Para poner eso en perspectiva la población mundial llega a 7,5 mil millones de personas.

La expresión fue acuñada por Cisco pero IBM lo llama Edge Computing o Computación “al Borde”. AT&T e Intel también son pioneros en esta industria que recién comienza.


Para más información sobre la niebla puedes visitar el OpenFog Consortium. Fundada en 2015 esta entidad busca estandarizar el desarrollo académico e industrial de esta tecnología.

Si conoces aplicaciones interesantes de la computación en la niebla, no dudes compartirlas en los comentarios.

Nicolas Poggi

Nico Poggi is Prey's growth and mobile research manager at Prey Inc, exploring innovations, and the evolution of the security and privacy landscape. Nico also serves as the brand's curator, overseeing the company's voice across its platform and communications.